Eficiencia Energética, implicaciones de la Directiva sobre productos relacionados con la energía.

Con la directiva ErP 2009/125/CE la Unión Europea impulsa la protección del medio ambiente: el reglamento legislativo para los productos relacionados con el consumo de energía (“Energy related Products”).  Con la Directiva de Ecodiseño ErP o Directiva 2009/125/CE, transpuesta a la legislación española mediante el Real Decreto 187/2011, se ha instaurado en la Unión Europea un marco para el establecimiento de requisitos obligatorios de ecodiseño que aplican a los Productos relacionados con la Energía (ErP).

Dentro de los productos denominados ErP se encuentran tanto aquellos productos que utilizan la energía directamente (p.ej. motores, electrodomésticos, calderas, luminarias, etc.), como aquellos que influyen indirectamente en su consumo (p.ej. grifería, duchas, ventanas, aislamientos, bombas etc.). Estos productos se denominan PUE, de acuerdo a la terminología empleada en la legislación,  están representados por más de un millar de tipologías distintas de productos.

Su gran diversidad ha obligado a recurrir a algún tipo de agregación en familias que permita abordar de un modo más operativo el estudio de la problemática ambiental y el potencial de mejora de los distintos PUE, todo para que finalmente, y en caso necesario, la Comisión Europea pueda legislar mediante el establecimiento de requisitos obligatorios de diseño ecológico.

La Comisión Europea en el marco de la Directiva 2005/32/CE o Directiva EuP ha identificado, clasificado y agrupado en 76 familias distintas la totalidad de los productos potencialmente afectados por la Directiva.

Obviamente, no todas estas familias de PUE suponen un impacto ambiental equivalente y por lo tanto, tampoco tienen la misma prioridad para la Comisión Europea. Por lo que la Comisión se ha fijado como objetivo inicial y prioritario la adopción de medidas de ejecución para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico en 19 familias de PUE y en lo relativo a pérdidas de electricidad en posición de espera y modo apagado de PUE. La siguiente tabla recoge estas 19+1 familias de PUE consideradas de prioridad máxima por la Comisión.

Familias de PUE de prioridad máxima para la Comisión Europea NÚM. FAMILIAS DE PUE

  •  1 Calderas
  •  2 Calentadores de agua
  •  3 Ordenadores personales y monitores
  •  4 Equipos de imagen: copiadoras, faxes, impresoras, escáners y equipos multifuncionales
  •  5 Electrónica de consumo: Televisores
  •  6 Pérdidas de electricidad en posición de espera y modo apagado de PUE
  •  7 Cargadores de baterías y fuentes de alimentación externas
  •  8 Iluminación para oficina
  •  9 Iluminación urbana
  • 10 Aparatos domésticos de aire acondicionado y ventilación
  • 11 Motores eléctricos, bombas de agua, circuladores en edificios y ventiladores no residenciales
  • 12 Frigoríficos y congeladores comerciales
  • 13 Frigoríficos y congeladores domésticos
  • 14 Lavavajillas y lavadoras domésticos
  • 15 Pequeñas instalaciones de combustión de combustible sólido
  • 16 Secadoras de ropa
  • 17 Aspiradoras
  • 18 Descodificadores complejos
  • 19 Iluminación doméstica
  • 20 Descodificadores simples para la recepción digital de señales de televisión

Como podemos apreciar en este listado se encuentran varios productos utilizados por las empresas de instalación y mantenimiento de climatización, calderas en el puesto número 1, calentadores de agua en el punto 2, aparatos de aire acondicionado y ventilación en el puesto 10 y por último en el puesto número 11 bombas de agua, circuladores de agua y ventiladores. Esto va a suponer para nuestro sector de actividad una apuesta clara por incluir equipos de alta eficiencia en las instalaciones de nuestros clientes

Para que nos hagamos una idea vamos a fijarnos en las bombas circuladoras de calefacción afectadas como hemos visto por la  ErP,  según estimaciones las bombas sin regulación son responsables del 20 % del consumo mundial de energía

Según el fabricante de bombas Wilo,  las antiguas bombas sin regulación son responsables del 20 % del consumo mundial de energía.  Este volumen brinda grandes potenciales de ahorro: sólo para bombas de rotor húmedo empleadas en Europa, la reducción esperada representa 23 TWh del consumo de energía, 4 millones de euros en costes energéticos y 11 millones de toneladas de CO2.

Como ejemplo basta con decir que una bomba de calefacción anticuada a menudo consume tanta corriente como una secadora y un congelador juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *