La UE reduce sus objetivos en clima y energía para 2030

BRUSELAS (Reuters) – La Unión Europea redujo el miércoles sus ambiciones climática y energéticas a largo plazo al proponer unos objetivos menos estrictos que en el pasado debido a un entorno económico más complicado y a la necesidad de frenar los crecientes costes energéticos.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, dijo que los gobiernos deberían tener un único objetivo vinculante para reducir las emisiones de dióxido de carbono para 2030 a un volumen un 40 inferior con respecto a los niveles de 1990.

Esto representa duplicar el actual objetivo para 2020, pero sigue por debajo de lo que algunos científicos y ecologistas consideran necesario para evitar los peores efectos del cambio climático, y es inferior al que algunos políticos buscaban.

“Lo que estamos presentando ahora es tanto ambicioso como asequible” dijo el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, presentando los nuevos objetivos en una rueda de prensa el miércoles.

El comunicado con la estrategia de la Comisión para 2030 refleja un nuevo sentido pragmático en un momento en que el crecimiento europeo es lento y los mayores socios comerciales de la UE, entre ellos Estados Unidos, Japón y Canadá, han reducido sus compromisos climáticos.

Además del objetivo general, la Comisión ha reducido sus exigencias a los estados miembros en la adopción de fuentes de energía renovable como la solar y la eólica.

Los actuales objetivos nacionales requieren que los países garanticen que el 20 por ciento de la energía total empleada por la UE para 2020 sea de origen renovable. Pero tras esa fecha, se eliminarán los objetivos nacionales vinculantes. En su lugar, la Comisión recomienda un objetivo comunitario de “al menos el 27 por ciento”, un porcentaje superior pero sin los inflexibles objetivos nacionales en vigor.

Esto permitiría a Reino Unido y otros países cumplir sus objetivos en materia de emisiones construyendo centrales nucleares, que no emiten dióxido de carbono pero que no son de fuentes renovables. Las generosas subvenciones públicas diseñadas para cumplir con el objetivo del 20 por ciento en renovables han considerado culpables de hacer subir los costes de la energía.

“Los sistemas de ayuda para la energía renovable no han sido siempre rentables. En algunos países hemos fomentado la energías renovables, pero ha costado demasiado”, dijo el comisario de Energía, Günther Öttinger.

Consciente de la ventaja que saca Estados Unidos a Europa en lo que se refiere a los hidrocarburos no convencionales, la Comisión también ha decidido no poner obstáculos a la exploración del gas esquisto. Esto permitiría a Polonia y a otros miembros reducir su dependencia del carbón, que emite el doble de CO2 que el gas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *